mudanzas en Madrid

Mudanzas en Madrid a tarifa económica - Fast Mudanzas

Tenemos la logística que facilita tu mudanza en Madrid con los costes más económicos y amplia disponibilidad de horarios.

Pide un presupuesto y te responderemos prontamente con la mejor tarifa de mudanzas en Madrid.

mudanzas rapidas

Somos tu mejor opción de empresas de mudanzas en Madrid, con nosotros... ¡no pagas de más!

Hacemos de tu mudanza la experiencia menos estresante posible, cubrimos todos los aspectos para que no tengas que preocuparte de nada.

Nuestro personal es especialista en realizar el movimiento de bultos con el debido cuidado. Conoce nuestros precios de mudanzas referenciales:

FUEGONETA

Servicio desde 290 €

CAMIONETA

Servicio desde 490 €

CAMION

Servicio desde 590 €

Ya deja de buscar en Madrid mudanzas baratas, no solo somos económicos, somos eficientes en todo tipo de mudanza:

transporte adecuado

Optimizamos la mejor opción de transporte para que no pagues de más.

personal capacitado

Personal capacitado que cuida tus enseres

mejor tiempo

Nos adaptamos a tu tiempo, amplia disponibilidad

Somos su mejor opción para la mudanza Madrid precios económicos y todo tipo de transporte en general, no solo por nuestras tarifas low cost, también por el cuidado de los elementos que transportamos.

Contamos con amplia disponibilidad de horarios y días (incluso domingos y feriados) para tu mayor comodidad.

Solicita un presupuesto, necesitaremos los siguientes datos:

  • Listado de elementos (muebles, cajas, etc.)
  • Zona de salida y llegada
  • Fecha propuesta para tu mudanza

¿Necesitas mudarte? te dejamos estas recomendaciones:

Quizá sea el mejor consejo: la vida es mejor cuando se está siempre preparado. La mudanza es más fácil y menos estresante cuando se prepara con mucha antelación. No podemos enfatizar lo suficiente la parte de la planificación anticipada.

Es posible que aquellos que se enfrentan a una posible mudanza se muevan estratégica y metódicamente por su casa y se preparen para el día de la mudanza. Utilizando los siguientes consejos para la mudanza para evitar el dolor de cabeza asociado con una mudanza importante.

1. Deshágase de los objetos no deseados

La mejor oportunidad que tiene cualquier persona para reducir sus pertenencias es durante una mudanza. ¿Por qué? Porque ya estás revisando cada artículo durante el proceso de embalaje, así que la motivación está ahí. Esto hace que sea fácil clasificar los artículos según lo que quieras conservar, donar o vender.

Deshacerse de los objetos no deseados antes de que llegue el camión de la mudanza tiene grandes ventajas: hay que empaquetar menos, hay que trasladar menos objetos a la nueva ubicación y hay que encontrar un hogar para ellos una vez que se llega a la nueva casa. Tampoco te limites a deshacerte de los objetos más pequeños; la mudanza es el momento perfecto para realojar o donar los muebles grandes que pueden no encajar bien en tu nuevo espacio.

2. Mantenga todos los documentos de la mudanza en un solo lugar

No todos los papeles de su archivador van a ser necesarios durante la mudanza, o incluso en las semanas posteriores, cuando se instale en su nuevo hogar. Sin embargo, es importante mantener todos los documentos necesarios para la mudanza, como la dirección y los datos de los servicios públicos (o un ordenador portátil con esta información), en un solo lugar y fácilmente accesible el mismo día de la mudanza. No los guarde en una caja, sino que busque un lugar seguro en la cocina junto a su bolso o en la guantera del coche.

Si utiliza nuestros servicios de mudanzas profesional, lo mejor es que guarde todos sus documentos confidenciales (pasaportes, tarjetas de la Seguridad Social, certificados de matrimonio, etc.) en un lugar seguro y que los traslade usted mismo. De esta manera, se minimiza el riesgo de que se pierdan en la mudanza o se pongan en peligro durante el transporte, y se puede garantizar que estos artículos importantes y difíciles de reemplazar permanezcan seguros.

3. Empiece lo antes posible

Uno de los aspectos positivos de una mudanza, sobre todo si la realiza después de haber comprado una nueva casa, es que rara vez tiene que mudarse de improviso. Dado que el proceso de compra de una vivienda puede durar entre 60 y 90 días, esto deja mucho tiempo para organizarse y prepararse. La mudanza suele considerarse una de las experiencias más estresantes, pero una de las principales formas de aliviar este estrés es empezar lo antes posible y no esperar hasta el último segundo.

Empiece con unas semanas de antelación para tener tiempo suficiente para revisar sus objetos, reducir lo que necesita y lo que no, y empaquetar con cuidado.

4. Encuentre un camión de mudanzas óptimo

Para las personas que se mudan por sí mismas, hay una serie de maneras de hacer que el trabajo de mudanza en sí mismo sea mental y físicamente más fácil. Alquilar un camión de mudanzas, especialmente uno con rampa, facilitará la carga y descarga y también ahorrará tiempo. En lugar de llevar varias cargas de muebles y pertenencias en coches o en una camioneta, el camión de mudanzas que mejor se adapte al tamaño de su casa podrá transportar todo de una vez.

5. Utilice cajas del tamaño adecuado

Si quiere ahorrar dinero en una mudanza, es fácil reducir costes reutilizando cajas viejas o cogiendo cajas recicladas de amigos y vecinos. Los empaquetadores expertos (o las personas que se han mudado muchas veces en su vida) saben que no es bueno tirar simplemente varios artículos en la caja más cercana, sino que la caja del tamaño adecuado para lo que se está empaquetando marca la diferencia.

Las cajas armario pueden facilitar el traslado de mucha ropa.
Los artículos más pesados se embalan mejor en varias cajas pequeñas.
Los artículos más pequeños y ligeros, como la ropa de cama o los utensilios de cocina, pueden embalarse en cajas grandes y trasladarse con facilidad.

6. Deje lo esencial para el final

A medida que las semanas para el día de la mudanza vayan pasando, empaque más y más hasta que finalmente todo lo que quede por empacar sea lo esencial: sólo los artículos que realmente usa y toca todos los días. Piense en lo esencial de su baño, la cortina de la ducha, la ropa de cama, los platos y utensilios, tal vez la olla y la sartén que más utiliza.

Al dejar lo esencial para el final, puedes asegurarte de que lo que necesitas para funcionar inmediatamente en tu nuevo hogar está empaquetado junto y listo para desencajarlo rápidamente al llegar.

7. Etiquete sus cajas con detalle

Empaquetar por habitaciones y etiquetarlas adecuadamente es una medida inteligente, pero aumente sus esfuerzos haciendo un rápido inventario de lo que hay en cada caja y escribiéndolo en el lateral. Después del nivel de esfuerzo que supone mover físicamente los espacios, a veces puede llevar un tiempo desempaquetar cada artículo.

Una caja etiquetada como «Cocina» puede significar muchas cosas. Sabes en qué habitación va, pero ¿qué hay realmente dentro? ¿Son utensilios de cocina? ¿Espátulas? ¿Pequeños electrodomésticos? ¿Papeles de cocina? Etiquetar tus cajas con detalle hará que encontrar lo que necesitas sea pan comido, ahorrando tiempo y eliminando el estrés en esos días y semanas tan importantes mientras te instalas.

8. Empaque una habitación a la vez

Puede ser tentador, sobre todo si te sientes productivo, intentar empaquetar todo lo que puedas de una sola vez. Esto es un error. Lo que hace que la mudanza sea especialmente estresante es lo abrumador que puede resultar todo lo que hay que hacer, sobre todo si se intenta hacer todo a la vez.

Empezando con unas semanas de antelación, empaque sólo una habitación a la vez. Empiece a guardar los objetos que no se utilizan a diario, como las toallas de más y las reservas de artículos de aseo en el baño, o los libros en las estanterías del salón, por ejemplo. Haz el baño un lunes, el salón un martes, y así sucesivamente. Reserva una hora y pon música divertida para ver qué puedes hacer en ese tiempo.

El objetivo es dedicar tiempo a guardar los objetos que se usan ocasionalmente, para tener menos que meter en cajas cuando se acerque el día de la mudanza. Lo malo de las mudanzas es que necesitarás ciertos objetos hasta el mismo momento en que te mudes, así que es mejor que empaques primero los objetos que no usas tan a menudo.

9. Prepare una lista de control de la mudanza

Una lista de comprobación de la mudanza que contenga un recordatorio escrito de cada tarea que debe realizarse antes de la misma puede ser especialmente útil para mantenerse organizado. En una mudanza hay muchas partes variables que pueden hacerla estresante y compleja: la preparación, el embalaje y los elementos asociados a la preparación de la casa a la que se muda y de la que se muda para la llegada y la salida… ¡es mucho lo que hay que tener en cuenta!

Una buena lista de comprobación de la mudanza debe incluir

  • Acciones relacionadas con la mudanza en sí: contratación de empresas de mudanzas, adquisición de cajas y suministros para la mudanza
  • Acciones relacionadas con la nueva casa: conectar los servicios públicos, limpiar, pintar o cambiar las llaves de la nueva casa.
  • Acciones relacionadas con el embalaje
    Una lista de lo que puede necesitar comprar para la nueva casa
  • Acciones relacionadas con la casa que deja: como la limpieza, pequeñas reparaciones domésticas, hacer las llaves para los nuevos propietarios, etc.

También puede ser útil hacer un inventario de todas sus pertenencias, empezando por los muebles grandes. Esto ayudará a los profesionales de la mudanza a preparar un presupuesto exacto y les dará una mejor idea de todo lo que tendrán que llevar para sacar sus muebles de su casa y subirlos al camión.